17/6/08

inSurGente

No hace falta dramatizar

Además del otro, abundante y letal, Chávez recibe ahora “fuego amigo.” El motivo es su exhortación a las FARC para poner en libertad a todos los rehenes en su poder y sus comentarios acerca de la lucha armada y las guerrillas en América Latina. Nadie debe extrañarse; dogmas e incomprensiones hay en todas las orillas. Aunque los ponentes de las tesis maximalistas no pueden subirle la parada a Chávez, no todos comprenden que ninguna revolución triunfante evade su destino y de alternativas que retan al status quo, se convierten en poder, los camaradas en estadistas y los comandantes en presidentes. No es lo mismo encabezar una vanguardia que conducir a una Nación, ni confrontar a una oligarquía que batallar contra el imperio. El oficio de moderado y la dialéctica de gobernar es más complicada que hacer críticas, incluso cuando puedan estar justificadas.
-
Haga clic en el titular para acceder a la noticia completa
-

No hay comentarios:

Locations of visitors to this page