6/8/08

inSurGente

El ADN de Lucifer
"Es inútil; no es posible encontrarlo en otras geografías sociales o físicas. A lo largo de toda la modernidad el Demonio siempre ha residido en comisión de servicio en las negras tierras tercermundistas, sea en el tercer mundo periférico -convertido ya en el cuarto- o en el tercer mundo interior que malvive en las naciones tenidas por desarrolladas. El Demonio pudre el alma de los trabajadores, se apodera del espíritu de los negros, tienta el alma de los comunistas, desalienta a los críticos y adormece a los que se sublevan en la calle. El Vaticano no ha tenido que exorcizar jamás a un banquero, a un presidente de multinacional, a un político poderoso, a unos críticos sensatos o a un experto cualificado con cuatro masters en Harvard. El Demonio se abastece con los fondos de la Fundación Ford y ayuda a los gloriosos, a los que han convertido la bola del mundo, a fuerza de estrujarla, en una roca con forma de pera. El Demonio pertenece al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y gobierna el derecho de veto musitando al oído de los prepotentes los mantras que consagran su poder. De la misma manera que no existe más que el holocausto judío, tan celado a lo largo de los años, y que ha desconocido siempre que la mitad de sus víctimas fueron gitanos, eslavos o comunistas, el holocausto actual de los que mueren por hambre, por enfermedad o bajo el fuego indiscriminado de las grandes potencias no ha sido nunca reconocido como tal holocausto ya que pertenece a la lógica de la existencia y no hay siquiera asociaciones de víctimas que reclamen contra esas muertes terribles. (...)"
-
Hagan clic en el titular para acceder al texto completo
-
inSurGente/6/08/008

No hay comentarios:

Locations of visitors to this page