8/6/09

inSurGente

Las urnas no reflejan la realidad

Jo, nada de reflexión
-
Por Nicola Lococo*
-
"(...) La reflexión según sea filosófica o física aparece como la acción de meditar o reflejar y hemos de reconocerle al votante sus reflejos a la hora de pensar estas pocas horas que le deja la atolondrada campaña de carteles, telediarios, mítines y sintonías electorales, a caso fugaz destello que se desliza del mundo de las ideas hasta el fondo de la caverna de Platón, donde es acogido con alborozo por idealistas e ilusos que se entregan en reverencia y genuflexión a la tiranía de los conceptos en boca de ilusionistas y embaucadores de la palabra que hablan de paz, democracia, igualdad, riqueza y libertad, cuando lo único de lo que son capaces es de traernos discordia, partitocracia, desequilibrio, impuestos, y control disfrazado de seguridad. (...)"
.
Ausente la erre de la realidad social en la que vivimos, de la racionalidad política que se le supone a nuestros gobernantes, de la radicalidad de las propias convicciones ético-morales y del respeto que se le debe al pueblo del que emana la soberanía, poco le resta a la reflexión salvo este señalado día contrastando con todo cuanto sucede a priori y posteriori.
.
La reflexión según sea filosófica o física aparece como la acción de meditar o reflejar y hemos de reconocerle al votante sus reflejos a la hora de pensar estas pocas horas que le deja la atolondrada campaña de carteles, telediarios, mítines y sintonías electorales, a caso fugaz destello que se desliza del mundo de las ideas hasta el fondo de la caverna de Platón, donde es acogido con alborozo por idealistas e ilusos que se entregan en reverencia y genuflexión a la tiranía de los conceptos en boca de ilusionistas y embaucadores de la palabra que hablan de paz, democracia, igualdad, riqueza y libertad, cuando lo único de lo que son capaces es de traernos discordia, partitocracia, desequilibrio, impuestos, y control disfrazado de seguridad.
.
Dependiendo de cómo uno reflexione a cerca de lo flexible que resulta el sueldo para llegar a fin de mes viviendo de ofertas, de la pretendida flexibilidad laboral que va camino de convertirse ella misma en reflexiva, de lo flexible que resultan las promesas electorales enunciadas por nuestros políticos, lo flexible que resulta la doctrina neoliberal según se haya de apoyar a los más desfavorecidos o a la banca empresarial… verá humillada su elección, traicionado su pensamiento y hasta ignorada su voluntad al poco tiempo de haber confiado con el pascaliano corazón mas que con la cartesiana cabeza, en quienes se le han presentado como sus salvadores, pues la mayoría de todos nosotros tenemos muy claro que ninguna de las opciones que se nos presenta es deseable positivamente por si misma, viéndonos abocados a elegir entre el mejor de los males con mayor desencanto y desesperanza que el condenado a muerte que elige su última cena. Y así, la jornada de reflexión se queda en el pensamiento idealizado mientras la praxis demuestra una y otra vez, que las urnas ni por asomo reflejan lo que verdaderamente pensamos.
-
*Nicola Lococo es filósofo
-
inSurGente/08/06/2009

No hay comentarios:

Locations of visitors to this page